Jessica Pauli

0
81

“Ingresé a la repartición buscando una salida laboral, pero a poco de eso descubrí  mi vocación policial. Hago lo que me gusta y hoy estoy viviendo una de las mejores etapas de mi vida también en lo familiar.

Jessica Natacha Pauli, 31 años, oficial de la Policía de la Provincia de Buenos Aires. En pareja con Juan Pablo Pietragallo, que tiene 36 años y es empleado telefónico. Un hijo, Vicente de tan solo 5 meses. Hoy nos cuenta algo de su vida, su familia, su trabajo, sus experiencias, sus gustos, sus cosas…

¿Tu familia…?

Tengo de parte de mi papá un hermano que se llama Martino y tiene 10 años. Mis padres, que se separaron cuando yo era muy chica, se llaman Pablo Alberto, de 52 años que es operador de radio (F.M.) y Rossana María José Muñoz (49), empleada. Tengo cuatro ahijados, Mía, que es hija de mi amiga Gisella O´Brien y Elías González; Felipe Elisaúl, hijo de Emanuel y Ariatna Dadea; mi hermano Martino, hijo de papá y Adriana Rodríguez y Alfonsina Pauli, hija de Mariano y Soledad Lombardo. Mis abuelos vivos son Alberto (Pauli), que tiene 79 años y es jubilado de Luz y Fuerza y la abuela materna, Beatriz Rojas (69), también jubilada.

¿Tu barrio…?

Siempre he estado viviendo en casa de mi abuela materna Ester, en calle 13 y 102, con quien quedé a partir de la separación de mis viejos. Ese barrio fue el de mis juegos en la calle y en casa de amigos del vecindario entre ellos Lucía Aparicio, Gisella O´Brien, la familia Porticella, Cristian y Micaela Grossi, su familia …(siguen). Te digo que durante 20 años más o menos, fui única hija y cuando supe de Martino, mi hermano, no me sentí demasiado feliz, quizá porque dejaba de ser la mimada de todos. Con su llegada me convertí en casi una tía y es así que luego asumí su madrinazgo.

¿Quién te marcó los límites en tu casa…?

Pese a que como te dije vivía con mi abuela Ester, mis viejos estaban muy cerca y el que me “marcaba” la cancha era papá, siempre el más  gruñón de los dos.

¿Tus estudios…?

Toda la primaria la hice en la escuela Nº 37, muy cercana a mi casa, en 106 y 13, en la que tuve entre mis compañeros a Germná Alitach, Rocío Ferrari, Noelia Quaglia, Matías Aro, Emiliano Caramelo, Nicolás Pira, Belén Russo… y fueron maestras entre otras Griselda y Rita Vidal, las señoritas Susana, Ester y Rosita, más la directora que era Leonor Calvo. Cuando debía comenzar con el secundario lo hice en el Colegio Nacional “Florentino Ameghino” en el que me acompañaron Soledad D´Angelo, Matías Gómez, Santiago Pauli, Yanel  Muñoz, Leandro Massa, “Luli” Ferreira, Elvia Badano…y algunos profesores Mario Mónaco, Marcela Peppe, Marcelo Piccolomini, Rogelio Zelaya… Te digo que debí repetir el primer año y sin buenos resultados, pasé luego a la escuela Media Nº 1, en 47 y 30.

¿Con nuevos compañeros…?

Claro que sí. Allí estuvimos Yanel Muñoz, Jonatan Piano, Juan Ravena, Yanina Ojeda, Jorgelina Constantino, Martín De Prati, Jonatan Lick, Juan Huinchinao, Vanesa Gómez, Andrea Furriol… (siguen) y fueron nuestros profesores entre varios otros Alicia Risso y Cristian Ponce. Me recibí en 2008 de Bachiller con orientación a administración de empresas. 

¿No te gustaba mucho la escuela…?

Siempre me digo que soy muy activa y me gusta estar un poco en todo, pero nada constante en los estudios, por lo menos en aquellos años. Me faltó constancia, de manera que no quise seguir ninguna carrera después del secundario.

¿Tu barra de amigas…?

En el tiempo de adolescentes éramos cuatro o cinco muy unidas y con las que nos juntábamos en el boliche de moda entonces, “Le Front”, de Avda. 29 casi 20. Algunas de esas chicas eran Lucía Aparicio, Gisela O´Brien, Romina Biaggini, Pía Bori…

¿Qué hiciste entonces…?

Siempre quise tener mi propio dinero y poder con eso comprarme ropa y todo eso que nos gusta cuando tenemos esa edad, de manera que traté de conseguir trabajo y lo primero resultó ser en una pequeña heladería que tenía Marcelo Becerra en 29 entre 12 y 14. De allí pasé a “Peperina Jrs” en la parte de chicos en 25 entre 24 y 22 y de allí a Fontana Deportes, que estaba en 22 entre 29 y 27 y finalmente ingresé a “Bonafide” en 27 entre 22 y 20, que era entonces de Oscar Martinini. Allí trabajé muchos años hasta que surgió la oportunidad del ingreso a la policía.

¿Cómo fue eso…?

Mi papá conocía a un oficial de la Policía de la Provincia de Buenos Aires que creo era Comisario y estaba en Seguridad Vial, de nombre Fernando Boccacio y pasado un tiempo se produjo la convocatoria para el ingreso a la repartición, entonces Bocaccio le avisó a papá y yo dije que me gustaba.

¿Sabías lo que era ser policía…?

Para nada y con sinceridad te digo que en aquel momento lo miré como una salida laboral, trabajo con aportes y todo lo que eso significaba. Lo cierto es que me inscribí, hice los trámites y superé los exámenes físicos y de aplicación y pude ingresar a la Escuela Juan Vucetich en La Plata en mayo de 2013. 

¿Régimen de internados…?

Sí claro. Con salida los viernes y regreso los lunes durante los todos los meses hasta el 13 de diciembre de ese año en que habiendo aprobado las materias me gradué. Siempre repito que ahí se me despertó la vocación, porque de no ser así, es muy difícil adaptarse al régimen en la escuela y luego en los destinos.

¿Cuál fue el primero…?

No bien egresé y como toda la promoción, nos destinaron al denominado “Operativo Sol”, que en temporada estival se despliega en la costa de la provincia de Buenos Aires y a mí me tocó Cariló. Una linda experiencia dado que durante ese período se nos paga viático y nosotros nos pagamos los gastos de alojamiento, comida y etc. Con tres de mis compañeras nos alojamos y vivimos ese tiempo. Eran Josefina Palavecino, (de Pehuajó), Mariana Montoya, que es de Mercedes y se fue de baja desde hace unos meses y una tercera que no recuerdo el nombre. Te digo que con alguna de ellas ni nos conocimos por prestar servicios en horarios cruzados.

¿Tenés compañeras mercedinas de tu misma promoción…?

Si, Soledad Corbel, Brenda Carballo, Zulema Difalco y un poco anterior Natalia Lanzavecchia que está en Científica aquí en Mercedes y es una de las amigas que conocí por la profesión.   

¿Finalizado ese tiempo de operativo…?

Llegó el momento del primer destino y opté por Luján por sobre las otras propuestas. Como mi especialidad es la seguridad vial, me presenté en el destacamento que funciona en el cruce de la salida al Acceso Oeste con el viejo puente. Para entonces, los conocimientos adquiridos en el operativo me dieron cierta tranquilidad en el actuar y con el paso de los días todo se me hizo más fácil. Estuve en ese destino hasta octubre del año pasado en que vine a Mercedes y hoy estoy prestando servicios en el puesto vial de Ruta 41 y Avenida 40.

¿Qué recuerdos tenés de aquel primer día en Luján…?

Cuando me presenté ante mis jefes tenía que aprender de todo de manera que miré bien lo que se hacía y cómo se hacía. El horario, pese a lo que se había dicho, fue siempre de 24 por 48, es decir un día completo de labor por dos de franco de servicios. Así estuve por cinco años y en los veranos otra vez a la costa atlántica. Cuando quedé embarazada, me propusieron el pase a Mercedes y pese a que nunca eso estuvo en mis planes porque no quería trabajar con gente a quien conozco, pensé en mi hijo y acepté. Hoy mi Jefe es el Inspector Pedra, que era mi segundo jefe en Luján.

¿Seguís con esos horarios…?

No, porque estando en lactancia de Vicente, tengo que prestar servicios solamente 36 horas semanales y esas las acuerdo con mi jefe.

¿Estuviste en peligro en algún procedimiento…?

Por suerte no, pero sé que en nuestra profesión puede ocurrir y creo que estoy preparada para eso. Algunos de mis compañeros muy antiguos en la fuerza, cuentan algunas de sus experiencias que a veces son atrapantes. Pienso en que Dios nos protege y en cierta forma estamos en sus manos.

¿Te imaginaste tu vida de hoy antes de ser policía…?

Para nada y te digo que estando dentro, se comprende de otra manera lo que a veces pasa. Generalmente hay una resistencia a nuestro uniforme de parte de alguna gente, pero con buenos modos y educación, las cosas varían hacia otro lado. Muchos debieran pensar que estamos para ayudar y que un simple control, sirve para aumentar la seguridad aunque no sea agradable a veces.   

¿Cuánto hace que estás en pareja…?

Nos conocíamos desde hacía tiempo como pasa casi siempre en Mercedes y nos hicimos pareja en junio del año pasado, yéndonos a vivir a la casa de Juan Pablo en 34 entre 49 y 51. Él trabaja en la empresa de telefonía.

¿Habrá más chicos…?

Pensamos que sí y es posible que esperemos otro, sin que pase demasiado tiempo para evitar los celos, como de alguna manera fue mi caso.

Fuera de juego

Soy hincha de Boca.

Mi mejor amiga es mi prima Yanel Muñoz.

Mi comida preferida son las milanesas con puré. Tomo gaseosas.

Soy bastante porfiada pero en mi trabajo me acostumbré a aflojar un poco para poder vivir en camaradería.

Soy servicial y solidaria.

Juan Pablo es una gran persona. Nos cuida y trata de vernos siempre felices a todos. Es generoso y de muy buena onda.

Si tiene defectos, no se los he descubierto todavía (se ríe). Me gusta mi profesión y trato de hacer cada día las cosas mejor. 

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre