La mujer de 73 murió amordazada sobre su cama en mayo de 2007 en un hecho de ocasión de robo. Dos personas llegaron a purgar dos años de cárcel pero se comprobó que eran inocentes. La aparición de un arma que había sido robada en el ilícito habría sido la clave para que se dictara la detención de un hombre de nuestra ciudad con antecedentes penales.

La muerte de Graciana Creatura de Sinicco es uno de los  hechos graves en materia de inseguridad que aún están impunes. Han pasado más de doce años desde aquel mayo de 2007 cuando el cuerpo de la mujer apareció sin vida sobre su propia cama, dentro de la vivienda que habitaba en calle 5 entre 16 y 18. Desde ese tiempo a esta parte, muchas cosas sucedieron, e incluso dos vecinos – de apellidos Chacar y Corteaux – cumplieron dos años de cárcel, comprobándose luego que nada tenían que ver con el hecho.

Lo cierto es que ahora la causa dio un giro, para muchos inesperado. Es que según indicaron desde el ámbito judicial,  el Ministerio Público Fiscal Departamental Mercedes, en constante diálogo con la familia de la víctima, durante todo este tiempo continuó investigando el caso. Tal es así, que requirió de un gran esfuerzo por parte de los agentes que llevaron a cabo una instrucción netamente judicial en todos sus aspectos.

Por el tiempo transcurrido, y la nueva investigación a desarrollar, la misma comenzó a llevarse adelante por la Unidad Funcional de Investigaciones Complejas N° 1.

Un arma de fuego, sustraída de la vivienda de la víctima, y sobre la cual la familia informara del faltante algún tiempo después fue clave para la renovada investigación. Resultó que seis meses después del homicidio, el ahora imputado por este hecho fue “Aprehendido por el delito de robo calificado por el uso de arma de fuego apta para el disparo y portación ilegal de arma de guerra” a instancia de la UFI N° 6 y que en esa ocasión  se incautó en su poder un  revólver calibre 38 corto. Pero por dicha arma el imputado no tenía documentación para acreditar.

A la vez, se recogieron nuevos testimonios de familiares de la víctima. Sin tener conocimiento del arma que se había recuperado, los hijos de la vecina dieron detalles de la misma resultando ser coincidentes.

Fue a partir de allí que, al comenzar a corroborarse los pocos datos aportados,  la investigación tuvo un giro sustancial. Así se pudo establecer la identidad del sospechoso, tratándose de Roberto Jorge Benzrihen.

Siempre de acuerdo a los datos aportados desde la propia Justicia, además, se supo que en ocasión del hecho por el cual fue aprehendido, el imputado se encontraba gozando del beneficio de prisión domiciliaria con control por sistema de monitoreo electrónico del Servicio Penitenciario Provincial. Pero el sistema había sido burlado a causa de una falla que demoró en resolverse.

Así, este hombre logró cometer varios delitos en un periodo desde el 6 al 21 de mayo de 2016 (cuando se logró reactivar el monitoreo), logrando salir de su domicilio sin mayor dificultad.

De este modo, es claro que al cometer el hecho no se encontraba supervisado por el S.P.B. y que habría aprovechado dicha situación. Otro elemento que se tuvo en cuenta fue que los delitos que cometió en dicho periodo (dos hechos) guardaban estrecha similitud en cuanto al modus operandi utilizado respecto del caso de Graciana Creatura, siendo que – además –  fueron cometidos todos en el mismo barrio.

Estaba en libertad

Actualmente, el imputado se encontraba en libertad tras haber purgado la pena que se le fuera impuesta y continuaba residiendo en la ciudad.

Para los investigadores en esta instancia estaría acreditado que el día 16 de mayo de 2007, durante la mañana, el imputado ingresó con fines de robo por la puerta del frente a la vivienda de calle 5 entre 16 y 18 de esta ciudad. Allí se domiciliaba Graciana Cretaura, quien  vivía sola en el lugar. Una vez dentro de la vivienda, redujo a la anciana atándole sus manos y amordazándola. En esa maniobra, cubrió el rostro de la víctima, lo que llevó inevitablemente a su fallecimiento.

Así, luego de abandonarla a su suerte se dedicó a consumar el atraco y en el que previo revisar distintos sectores de la casa, se hizo de un revólver calibre 38 corto y dinero en efectivo. Finalmente se retiró del lugar. 

Con los distintos elementos recabados, el agente fiscal requirió al Juzgado de Garantías Nº 1 – a cargo del Dr. Marcelo Romero – la inmediata detención del ahora imputado por considerarlo probable autor penalmente responsable de la comisión del delito de “Homicidio criminis causa”. La medida fue concedida y se pudo llevar a cabo en las últimas horas del último viernes, en inmediaciones de calle 37 entre 28 y 30, por parte de la Policía Comunal de la ciudad. El sujeto opuso resistencia e intentó huir del lugar, pero los efectivos policiales lograron reducirlo.

Por el delito que se le imputa, deberá comparecer ante el agente fiscal a cargo – el Dr. Sebastián Villalba – en el marco de la audiencia de declaración en los términos del art. 308 del Código Procesal Penal mañana sábado.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre