El hecho ocurrió el miércoles en una finca ubicada en 103 entre 108 y 114. Un espacio llenó de maderas y maquinarias de trabajo ardió en cuestión de minutos. La familia que sufrió el siniestro sostiene que se produjo por una acción imprudente de un vecino tras quemar basura en el fondo de su casa. Nueve dotaciones de bomberos debieron tomar intervención.

Un incendio de grandes proporciones dejó daños totales en el galpón de una vivienda ubicada en calle 103 entre 108 y 114.  El siniestro ocurrió en la primeras horas de la noche del pasado miércoles, y producto de la magnitud del fuego, unas nueve dotaciones del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de nuestra ciudad debieron hacerse presente en el lugar.

De milagro, la situación no se extendió a viviendas lindantes, aunque una de ellas sufrió rajaduras en su estructura, según precisó uno de los familiares de los damnificados.

Diego, hijo de los propietarios de la finca donde se desató el fuego contó parte de lo sucedido, donde dejó en claro que a su entender, la negligencia por parte de otro vecino fue quien habría desatado el siniestro. “Esto ocurrió un poco después de las siete de la tarde. Acá es normal que el vecino prenda fuego, quema siempre, porque ya todos los vecinos saben lo que hace. Ya vino la Municipalidad varias veces, le hizo multas porque junta basura, quema siempre… anoche estaba quemando, yo salgo, veo lo que estaba haciendo y me voy. Al rato me llama mi mamá y me dice que se venía el fuego de un lado, y empezó a agarrar el galpón. Cuando el juego llegó ahí, se quemó todo, en menos de una hora no quedó nada”.

Con la bronca de lo sucedido expresó que el juego llegó  al límite de su vivienda, confirmando que a otro vecino lindante sobre los fondos “se le rajaron las paredes” producto del fuego y la alta temperatura.

“Acá el vecino dice que él quema del lado de él, pero con el viento que hay, irse cuando prendes fuego, es una locura; si sabe que hay maderas, que había un depósito. Tenés que ser consciente que si vas a quemar no te podes ir a ningún lado”, enfatizó Diego, agregando que su papá –dueño de la vivienda en cuestión – no se encontraba en la provincia de Buenos Aires en ese momento por razones de trabajo. “El está trabajando en otro lado y tratamos de calmarlo para que no viniera” sostuvo el joven.

Dentro del galpón que tomó fuego había una gran cantidad de maderas y muchas herramientas para trabajar con ese material y otra actividad que lleva adelante el dueño de casa. “Mi viejo hace estructuras de hormigón, era toda herramienta grande, pesada,  herramientas de carpintería. Muchos de esos elementos no llegaron a fundirse por el calor, pero no quedó nada”, sostuvo.

Reclamo

Diego sostuvo que ya hizo la denuncia correspondiente y se está a la espera de los resultados de los peritajes que se realizaron. ·”Acá hay que constatar muy bien sobre que fue lo que pasó” concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre