Luego del encuentro con la gobernadora y el presidente, el concejal de Cambiemos asegura que está más cerca de decir no a dar una respuesta afirmativa sobre su posible calidad de intendenciable. “Tengo poca capacidad de mando, realmente no me siento capacitado”, aseguró a la prensa.

Tras el artículo publicado en nuestras páginas el pasado lunes, “Sesón” Comesaña fue centro de atención de buena parte de la prensa que buscó mayores detalles sobre ese encuentro que en Suipacha había mantenido tanto con el presidente de la Nación Mauricio Macri, como con la gobernadora María Eugenia Vidal. El concejal de Cambiemos explicó los detalles de ese encuentro fugaz, expresó su admiración por ambos mandatarios y aseguró que no se había hablado de política. Naturalmente, pues el juego de seducción muchas veces no pasa por ir directo al hueso, sino hacer este tipo de caricias en la antesala de una determinación. Porque a esta altura del año electoral, ya con calendario marcado, José María Comesaña aún no se anima, al menos públicamente a decir que será candidato como tampoco se anima a decir que no será. A juzgar por sus propios dichos está más cerca de una respuesta negativa a ese requerimiento que a dejar conformes al resto de sus correligionarios o pares del frente. Tal vez, como en otras tantas decisiones que los seres humanos deben tomar, daría la sensación que la aceptación de la candidatura produciría alegría en muchos referentes pero para nada generaría un mismo sentimiento del propio candidato. Es decir que en esa evaluación que Comesaña está haciendo, se maneja cuidadoso para no ofender o defraudar a nadie. Pues como hemos dicho en otras oportunidades, hay quienes piensan que debe actuar de manera colectiva y no individual. “Es parte de un proyecto”, remarcan aquellos que entienden que no hay demasiado espacio para un No de Sesón.

“No estoy preparado”

Comesaña habla con sinceridad absoluta. Tal vez la misma con la que debe proceder cuando debe decirle a un paciente un diagnóstico complicado. Sus pasos en estos días son medidos, aunque cada uno que da respecto de sus dichos, parecen ponerlo más lejos de ser candidato a intendente. “Hoy por hoy estoy más para no ser candidato que para serlo… Por ahí pido disculpas a la gente que creyó que yo podía ser candidato por haber ganado la elección anterior con bastante amplitud, pero eso no fue un mérito mío, sino un mérito del espacio… En otras ciudades de la provincia se ganó por un porcentaje mucho mayor del que ganamos nosotros… Y eso quedó como implícito que yo iba a ser el candidato. Pero tengo poca capacidad de mando, realmente no me siento capacitado. Si todavía tengo alguna duda es porque me han pedido y me han insistido, pero considero que en el espacio hay gente que me puede suplir y yo lo voy a acompañar a muerte porque estoy convencido que tenemos un lindo grupo de trabajo… Quiero que nuestro espacio gane pero estoy casi seguro no animarme a tomar esa responsabilidad”, aseguró. Comesaña incluso piensa que hay cuanto menos tres personas que están más preparados que él para asumir esa candidatura, “no quiero con eso descargar mis obligaciones, pero no me animo a encarar porque no me siento capacitado”, señaló. Remarca que cualquiera fuese la decisión tendrá el acompañamiento de su familia. “Para mí la política es algo bueno, es una herramienta muy válida y hay que comprometerse… parece contradictorio que diga esto cuando no asumo la responsabilidad de la candidatura… A veces uno ve que desde el Legislativo se puede acompañar, pero en el Ejecutivo se puede hacer y eso es un poco lo que me tienta… Reiteró que estoy mucho más para decir No que para decir Sí”, remarcó.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre