El lunes pasado fue una jornada de festejos. La titular María Silva desechó los rumores de un posible cierre del taller. Destacó que el contexto económico es difícil, aunque dejó en claro que no es la primera vez que debe enfrentar situaciones de estas características.

Sin dudas que CAIDIM es una de esas instituciones locales que han tenido una gran inserción dentro de la comunidad Mercedina. Su ganas constantes de salir adelante, apostando al crecimiento, pero fundamentalmente generando espacios para quienes allí asisten, son condiciones que han servido al crecimiento.

El pasado lunes, la entidad celebró 49 años de edad y fue motivo de un pequeño festejo, donde no faltaron saludos y deseos de acompañamiento. Hasta el propio intendente decidió darse un momento en horas de la mañana para compartir un instante.

María Silva, máxima responsable en la actualidad habló del tema: “a la espera de pode cumplir los cincuenta años, nos parecen un montón. Decía que este es uno de los talleres más viejos, hay uno que tiene dos años más que nosotros, después seguimos nosotros… esto hace 49 años atrás, en materia de discapacidad era quizás impensado, de algo que permitiera insertar a personas en el trabajo, en la comunidad… era quizás en aquel tiempo un tema tabú. En nuestras casas si no tenías a alguien con discapacidad no se hablaba, en las escuelas no se hablaba, no se veía en las calles a personas con discapacidad. Recuerdo que cuando empecé en CAIDIM, y lo que digo es duro pero real, yo colaboraba con la institución desde la Comisión, pero sólo los sábado y domingo, y no venía al taller porque no sabía cómo tratarlos, hasta que un fin de semana vine, llegaron tres padres con sus hijos y estos últimos  me enseñaron cómo tratarlos, después desde ahí no me fui nunca más. Repito que hasta ese momento nunca nadie me había hablado de una persona con discapacidad, y menos con discapacidad mental…”.
Silva ve con una suerte de alegría que hoy las personas que tienen este tipo de dificultad puedan tener una inserción diferente en las comunidades, que puedan acceder a distintas acciones, “que en las escuelas están integrados”.

La titular de CAIDIM destacó que “49 años trabajando con la discapacidad, haciendo algo para que ellos tengan un trabajo, para que sean insertados, para que sean reconocidos, es un montón”.

 

Difícil presente

La vida, el trabajo de cualquier institución no ha sido fácil en la Argentina a través de los años, y en ese sentido CAIDIM no ha quedado al margen de esas realidades. En ese sentido, sobre el contexto actual, María Silva sostuvo que “es feo como todo”, y ante algunos trascendidos sobre dudas de la continuidad de la institución fue tranquilizadora al manifestar que CAIDIM no va a cerrar. “CAIDIM no se va a cerrar, ni existe alguna posibilidad que ello pueda pasar “ enfatizó, agregando que “la pasamos duro, sí. Que nos cuesta llegar a fin de mes es verdad, como a todos ; que a la realidad económica del país la vemos difícil porque tenemos un local de ventas y la gente te viene a pedir 10 pesos de jabón líquido, lo cual marca una realidad de la economía, y duele un montón el ver eso”.

De todas formas, Silva sostuvo que a lo largo de los 49 años de vida, CAIDIM ha tenido que atravesar distintas crisis, y de todas ellas ha logrado salir. “Estamos intentando defender lo que tenemos, no podemos crecer en este momento” enfatizó la responsable de la institución,  para concluir en que “en 49 años hemos pasado un montón de crisis y lo tenemos que mirar con esa parte positiva”.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre