Cuando un jugador a lo largo de su carrera juega en varios países del mundo, se lo conoce como un trotamundos. Este no es el caso de Nicolás Dematei, que toda su carrera la desarrolló en la Argentina, pero se podría emplear un término nuevo para él: “trotaprovincias”. El mercedino de 30 años jugó en Buenos Aires, Tucumán, Córdoba, Misiones, Puerto Madryn, Santa Fe y Mendoza. Prácticamente en casi todas las provincias más futboleras de nuestro país.

Nicolás comenzó su carrera defendiendo los colores de Ateneo. A los 14 años, pasó a la Filial de Argentinos Juniors, creada por Manuel Biglia quien lo llevó al equipo de La Paternal con edad de séptima.

Sin demasiado lugar en el “bicho”, en el año 2008 fue a probar suerte a Atlético Tucumán donde tuvo grandes actuaciones y logró el ascenso a primera. Luego volvió a Argentinos Juniors y la suerte no cambió para él. Siguió relegado y sólo jugaba en la reserva.

En 2010 pasó a Sarmiento de Junín y ahí comienza a afianzarse en el fútbol profesional, arrancando su extensa carrera que continuó en Defensa y Justicia, Instituto, Crucero del Norte, Guillermo Brown de Puerto Madryn, Atlético de Rafaela y hoy en día en Independiente Rivadavia de Mendoza.

El mercedino logró tres ascensos: con Atlético Tucumán a primera en 2009, con Sarmiento de la Primera B Metropolitana a la B Nacional en 2012 y el histórico ascenso de Crucero del Norte a la máxima división del fútbol argentino en 2015.

 

– ¿Por qué empezaste a jugar al fútbol y a qué edad?

– Empecé por diversión como cualquier chico. Arranqué a los 6 o 7 años en Ateneo porque era el club que quedaba cerca de mi casa e íbamos con los chicos del barrio.

 

– ¿En tus comienzos eras lateral?

– No, siempre jugué de cinco, en el medio de la cancha o de volante por izquierda. Al llegar a Argentinos Juniors, me pasaron para al lateral izquierdo.

 

– ¿En qué momento sentiste que ibas a ser futbolista y que ésta iba a ser tu profesión?

– Lo empecé a sentir con responsabilidad cuando fui a jugar a Argentinos, pero tenía 14 años y quedaba mucho camino por recorrer. Nada te aseguraba que podía vivir de esto, pero a medida que pasaban los años seguía por el camino y ya al firmar contrato con Argentinos ahí se toma un poquito más en serio. Aunque nunca llegas a tomar dimensión y pensar que podes vivir del fútbol.

 

– ¿Tenés en claro que hubieras sido si no eras futbolista?

–  Creo que músico. Me gusta mucho la música. Obviamente es muy difícil vivir de la música, pero por lo menos lo hubiese intentado.

 

– Tu primer gran paso fue ir a las inferiores de Argentinos Juniors, ¿Cómo fue que se te dio esa posibilidad?

– Jugábamos en la filial de Argentinos Juniors de Mercedes que la tenia Manuel Biglia y él nos llevó a hacer una prueba a Argentinos y quedé, pero en el paralelo, que sería una liga inferior a la liga de AFA, pero llegar a jugar en Buenos Aires era algo que no me esperaba. Fue algo muy lindo y soñado.

 

– Hoy en día hacer un lateral no se deja librado al azar. Algunos jugadores lo practican y otros hasta secan la pelota antes de lanzarla. Parecería ser una jugada que se prepara en la semana. ¿Vos tenés alguna técnica especial? ¿Lo trabajas?

– Los laterales y toda pelota parada hoy en día, al estar tan parejo el fútbol, ha tomado mayor importancia. Técnica en particular no tengo, pero si se trabaja y bastante. También se arman jugadas preparadas desde un lateral.

 

– Para un marcador de punta, ¿Atacar o defender? ¿O un poco de las dos?

– Un poco de las dos. Siempre el complemento de la defensa con el ataque es bueno, pero también depende mucho de lo que te pida el técnico de turno y la función que quiera que cumplas.

 

– ¿Y a vos que te gusta más? ¿Atacar o defender?

– Siempre es más lindo atacar. Llegar al arco rival es más lindo que defender.

 

– Muchos laterales se adaptan a jugar en ambas bandas y a otros se le complica por el perfil, ¿A vos te cambia mucho jugar por derecha?

– Creo que el 95% de los laterales que juegan por ambos lados, siempre es el derecho que juega para el lado zurdo, es muy difícil que un zurdo vaya para el lado derecho porque al zurdo siempre le cuesta más la derecha. Cambia mucho y más para un zurdo.

 

– ¿Tenés algún referente en tu posición? ¿Y qué jugador de la actualidad te gusta en tu puesto?

– Siempre me gustó Sorín y en la actualidad Marcelo del Real Madrid, es un jugador que va muy bien al ataque.

 

– ¿Cuál de los tres ascensos que lograste fue más importante para vos?

– Los tres fueron muy importantes y no podría elegir uno. Son momentos únicos y es una felicidad enorme después de un año o año y medio de trabajo. La verdad se disfruta mucho.

 

– En tu carrera jugaste en distintos puntos del país. Recorriste las provincias más futboleras. ¿Cómo manejas el tema de la mudanza y como lo toma tu familia?

– Me ha tocado ir por diferentes lados y la verdad que la familia hace un esfuerzo muy grande, estoy totalmente agradecido y puedo ir a cualquier lado porque ellos apoyan mi carrera y lo siguen a uno. Muy agradecido con Valentina, mi nena de tres años, Martina, mi otra nena de seis meses y Florencia, mi señora. Ellas se bancan una parte muy difícil que es estar lejos de la familia. A la hora de un nuevo destino, arman los bolsos y salimos. Eternamente agradecido.

 

– ¿En un futuro contemplas la posibilidad de jugar en algún club la ciudad?

– Si, me encantaría. Sobre todo compartir una cancha con varios amigos y familiares. Tengo muchos amigos como Gonzi Baldi e Iván Díaz y me gustaría jugar con ellos. También con mis primos: Lucho Seragopian, Sebastián Seragopian y Matías Moreno.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre